Al mal tiempo buena cara, dice el dicho, y nunca mejor impuesto. A la mala situación económica, a buscar alternativas. Quizá por eso Infobae hizo un relevamiento sobre esta carrera que muchos seguramente no tenían en cuenta. 

Ciencias de la Atmósfera, o podríamos llamarla simplemente, Meteorología. Sí, la carrera que estudia el clima ahora es mucho más abarcativa, y parece que fructífera. 

Según comentó a ese diario Inés Camilloni, secretaria académica de la Facultad de Exactas y profesora de la carrera, "se abrieron ramas como recursos hídricos, agricultura, impactos del cambio climático, cuestiones de interacción entre la atmósfera y los océanos, y temas vinculados a la salud".

Como comentamos, hoy solo hay 180 estudiantes en el país, pero hay un dato alentador para todos ellos: cuando terminen la carrera van a conseguir trabajo. "Hay empleo pleno. Si hay meteorólogos sin trabajo, es porque no se dedican a la meteorología", dijo Álvaro Scardilli, presidente del Centro Argentino de Meteorólogos (CAM).

Solo dos universidades dictan la carrera: la de Buenos Aires y la de La Plata. Se trata de una licenciatura de cinco años a la que, en la UBA, se le suma el CBC. Camilloni estima que este año el número de graduados en Ciencias de la atmósfera subirá por encima de 10.

Los salarios son "medios". En general, los meteorólogos cobran más que los graduados en otras áreas superpobladas, pero menos que otros profesionales muy requeridos como los ingenieros. 

"Es una profesión trascendental para la actividad económica. Los países más desarrollados invierten miles de millones de dólares para impulsar la disciplina y es una inversión que da rédito. Hay provincias que ni siquiera tienen meteorólogos. Hacen falta cientos", sostuvo Scardilli en la nota escrita por Maximiliano Fernandez, que deja a muchos pensando. 

 

¿Por qué estudiar meteorología? Las razones del doctor Rubén Santos