Una adolescente de 16 años fue drogada, violada y asesinada el pasado sábado Mar del Plata, y por el hecho hay dos detenidos mayores de edad, quienes fueron las personas que trasladaron el cuerpo de la víctima hacia un centro de salud.

Según confirmó la fiscal a cargo de la causa, María Isabel Sánchez, la adolescente identificada como Lucía Pérez, murió a raíz de un "reflejo vagal" tras ser penetrada por al menos uno de los acusados, quien además de violarla con su cuerpo, la empaló.

Luego del ataque, la joven fue trasladada a una sala sanitaria de Playa Serena por los sospechosos, un joven de 23 años, identificado como Matías Farías; y un hombre de 41, llamado Juan Pablo Offidani. El cuerpo de la víctima estaba recién lavado y vestido, aunque ya se encontraba sin vida.

"Se le proveyó de cocaína en abundancia, también de cigarrillos de marihuana y, mermada la voluntad de la niña, se la sometió a un vejamen terrible, ya que fue violada vía vaginal y anal, no sólo con el pene del hombre que lo hizo sino también utilizando un objeto romo, como pudo haber sido un palo, lo cual motivó que por reflejo vagal se produjera la muerte de la niña", expresó la fiscal en una conferencia de prensa.

El hecho sucedió la tarde del pasado sábado, cuando la adolescente se encontró con el joven de 23 años con el que había entablado una relación de amistad o amorosa, según sospecha la fiscal, quien apuntó, según las pruebas con las que cuenta, a esta persona como “autor material del ataque”, aunque hay indicios que el hombre mayor pudo también haber participado.

Por su parte, el padre de la adolescente, Guillermo Pérez, aseguró en declaraciones al canal de noticias C5N que "hubo una entregadora" en el crimen de su hija y contó que fue otra compañera de colegio quien supuestamente "se la entregó a Farías". Además, dijo que Lucía “fue destrozada por dentro y empalada”, y aclaró que esa fue la causa de su muerte, ya que no consumía drogas.

 

Padres de la víctima