El pasado domingo, Nahir Galarza se presentó ante la Policía acompañada por su padre y un abogado para revelar su participación en el homicidio de Fernando Pastorizzo hallado muerto el viernes de dos balazos. 

"Basta, fui yo, fui yo, fui yo. Quítenle la responsabilidad a mi padre y a mi familia", afirmó la chica ante el fiscal Leandro Beherán que entiende en la causa. 

Frente a la enorme tristeza de su padre policía, la joven se entregó y se declaró culpable. Uno de los extraños y macabros hechos del crimen es que luego de asesinar a Fernando, Nahir publicó un mensaje en redes sociales dedicado al joven que fue su pareja. 

"5 años juntos, peleando, yendo y viniendo pero siempre con el mismo amor. Te amo para siempre, mi ángel", escribió Nahir cuando todavía no era ni siquiera sospechosa del crimen. 

 

 

Hasta el momento se sabe que la joven, estudiante de abogacía en la Universidad de Concepción del Uruguay, mató a su exnovio de dos balazos, volvió a su casa, guardó la pistola 9 mm en la funda de su padre y se fue a dormir.  Incluso, su propio progenitor trabajó durante el primer turno con ese arma en su cintura. 

Diversos testimonios de las amigas de Nahir señalan que la joven lo acosaba y habría mentido sobre los abusos que sufrió por parte del joven que ahora está internada en un Hospital Psiquiátrico. 

Por ahora se está recuperando. Posiblemente le den el alta el martes. Vamos a ver si puede lograr ese equilibrio mental. La responsabilidad solo puede ser asumida por una persona que está sana. Necesito saber que se encuentra en condiciones de tener conciencia sobre lo que hizo. Sé que hay situaciones de violencia alrededor de ella y quiero saber por qué pasó esto", agregó Víctor Rebossio, el abogado de la joven.

La familia Galarza se encuentra devastada por lo sucedido y no tienen palabras de disculpas que puedan consolar a la familia del joven asesinado.