Dos personas fueron detenidas en las últimas horas por haber sido los delincuentes que ingresaron a la vivienda del Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel este jueves por la tarde. Se trata de Sergio Enrique Vázquez de 35 años y Rubén Alberto Curtis de 36.

Ambos delincuentes, argentinos, cuentan con frondosos antecedentes penales y recuperaron la libertad hace pocos meses tras cumplir condenas relacionadas a delitos de robos.

“Estaban bien organizados, no eran principiantes. En el lapso de los últimos 12 meses hemos sufrido el robo de la casa de Miramar y ahora el de la vivienda en San Isidro, no parecen casualidades”, contó Pérez Esquivel en declaraciones a los medios.

 

 

En el lugar se incautó un revolver calibre 22 largo con seis cartuchos, un handy para escuchar frecuencias policiales, dinero moneda nacional y dolares y todas las las medallas y premios que le robaron.

Pérez Esquivel fue víctima el jueves de un violento robo cuando se encontraba en su casa en el partido bonaerense de San Isidro. El hecho se produjo alrededor de las 15:45 cuando los delincuentes aprovecharon que el nieto de Pérez Esquivel sacaba la basura para entrar a la vivienda.

Una vez adentro, los ladrones ataron y amenazaron al Nobel de la Paz de 85 años, quien también es presidente de la Comisión Provincial de la Memoria, y le pidieron que entregara dinero y objetos de valor.

"Se llevaron condecoraciones internacionales. Tuvieron a mi familia de rehén hasta que yo llegué", dijo Pérez Esquivel en la puerta de su casa a los medios.

Según el parte policial, dichas condecoraciones habrían sido secuestradas en el operativo de arresto a los delincuentes.