La Universidad Autónoma de Madrid acaba de lanzar el curso "Intelligence Influencers: Fashion & Beauty", que tiene como objetivo convertirse en influencer, con título oficial.

El curso arrancará el 19 de octubre y finalizará en abril, y tendrá una programación dedicada íntegramente a conocer las herramientas y adquirir las aptitudes de este sector. Es organizado por la Escuela de Inteligencia Económica de la Universidad y el Ibiza Fashion Week.

"Nuestro objetivo general es que, finalizado el curso, una persona que lo complete con provecho, sea capaz de utilizar los conocimientos adquiridos para hacer de su actividad como influencer el inicio de una profesión", explican desde la casa de estudios, según Clarín.

¿Cómo convertirse en influencer?

La Universidad, que consideró que “la figura del influencer ha llegado para quedarse”, retoma un informe sobre Marketing de Influencers en España de Brandmanic, que aseguró que se trata de una profesión en alza.

El curso, que será presencial y estará dirigido a mayores de 18 años, tendrá a la diseñadora Agatha Ruiz De La Prada  como directora honoraria, mientras que las clases estarán a cargo tanto de profesores de la propia universidad como de otros profesionales.

La programación incluirá contenidos como la creación de la marca personal en la red, el lado oscuro de la comunicación: estrés, trolls y haters -que enseñará a aceptar las críticas-, talleres de estilismo e imagen personal y fotografía, estilismo de moda, creación de contenidos efectivos y monetización de la marca.

 

La definición de “influencer” por parte de la Universidad:

"El o la influencer nace de sus redes sociales y es la confianza que le otorga su audiencia la que le hace convertirse en 'embajador' de sí mismo y de las marcas que representa. Es decir, se convierte en un prescriptor, un/a líder de opinión que, además, puede recibir una compensación económica por su labor. Alguno/as provienen del mundo de las celebrities, pero la gran mayoría 'surgen de la nada' buscando su espacio para el desarrollo profesional. Esta combinación de expectativa de fama y notoriedad, junto con la de trabajar de influencer y ser retribuidos por ello, es lo que ejerce un gran atractivo para una población mayoritariamente joven y deseosa de incorporarse a dicha actividad como ejercicio profesional. Pero, justo todo ello oculta su mayor debilidad: La formación".