Un parque de diversiones de Holanda anunció su reapertura luego del cierre por la pandemia del coronavirus de una particular manera.

Walibi Holland, centro de entretenimiento que se encuentra en la ciudad de Biddinghuizen, publicó en sus redes sociales de la vuelta al funcionamiento de una de sus principales atracciones: la montaña rusa.

No obstante, sus pasajeros no eran humanos, sino que osos de peluche.

El video, que muestra a los peluches amarrados siendo sujetados por los mecanismos de seguridad de los asientos, se hizo viral rápidamente e invitó a los habitantes de la zona a volver al parque luego de la baja de casos de contagios por el COVID.19.