El medallista olímpico, Alex Gregory tiene 33 años aunque sus manos parecen las de un trabajador anciano; al menos así se ven en la foto que compartió luego de realizar una travesía junto a otros ocho remeros desde Noruega a Islandia.

 

 

"Mis manos luego de permanecer tanto tiempo dentro de guantes húmedos. Las ampollas nunca fueron malas para este Polar Row [nombre del equipo de excursión], pero la humedad y lo mojado se metieron en nuestra piel…”, comentó el remero británico, cinco veces campeón del mundo en diversas especialidades.

No es la primera vez que un deportista muestra las secuelas del intenso trabajo al que se somete, hace poco el ciclista polaco Poljanski compartió una imagen de sus piernas durante el último Tour de Francia.