Un grupo de amigos que paseaba en auto en una localidad argentina aprovechó que uno de ellos, sentado en el asiento del acompañante, se quedó dormido y decidieron jugarle una “broma” que consistió en frenar de golpe para ver su reacción.

El problema fue que la víctima no tenía el cinturón de seguridad y su cabeza impactó de lleno contra el parabrisas, provocando que este se rompiera. Al final, la broma salió cara.

 

 

 

Le hizo una broma con aire comprimido a uno de sus empleados y lo mató