La maestra se puso colorada y sólo atinó a pedir disculpas. Cuando el confinamiento pase y vuelva a su rutina normal tendrá que volver a enfrentarse a sus alumnos, que ya conocen a su novio en calzoncillos.