La justicia de los Estados Unidos le dio el ok al gato del viral Grumpy Cat en un juicio por la infracción de sus derechos de imagen. Ahora la compañía de café deberá pagarle 175 mil dólares a la dueña de la felina.

 

 

"Una vez me divertí. Lo odié", fue la simple frase que popularizó la foto de la gata Tardar Sauce como la "Grumpy Cat" (Gata Gruñona) y en 2013 su dueña, Tabatha Bundesen, firmó un contrato con la marca de café Grenade para que la imagen del animalito apareciera en su capuccino, o "Grumppuccino".

Pero dos años después  demandó a Grenade a través de su compañía, Grumpy Cat Limited, por incumplimiento de contrato porque la marca de café había usado la imagen de la gatita en otros productos.