El tipo que divirtió a generaciones hasta que decidió volcarse a la política y juntó a un grupito de personas para insultar a presidente en las puertas del Congreso pudo volver a hacer reír pero no por mérito propio sino porque alguien le cambió su impresentable arenga por un audio de Homero Simpson.