Con el alicaído Mauricio Macri a la cabeza, el PRO está en retirada en todo el país, pero aún así pretende imponer candidatos a sus aliados de todo el país; sobre todo a los radicales que ven la oportunidad para mejor posicionarse dentro de la alianza.

Esa fue una de las razones por la que Cambiemos terminó rompiéndose en Córdoba, la provincia estandarte del macrismo; el distrito que le garantizó el triunfo a Macri en 2015 gracias a la enorme diferencia que le sacó al peronismo.

Y el efecto cordobés parece correr como reguero de pólvora en cada rincón de la Argentina: ahora le tocó el turno a Misiones, donde la UCR amenaza con romper la coalición e ir por separado a las elecciones si el macrismo puro no acepta sus reclamos.  

Federico Villagra, dirigente misionero del radicalismo, ya manifestó el descontento ante la “falta de libertad” del radicalismo para proponer un candidato propio que compita en una interna, e indicó que analizan “romper con Cambiemos”. 

“Somos rehenes del PRO, que quiere imponer un candidato a gobernador que no mide… Estamos analizando romper con Cambiemos”, dijo Villagra en declaraciones radiales, haciendo alusión a la imposición del senador Humberto Schiavoni, presidente del PRO nacional, para presidir la provincia. 

Además tuvo duras palabras sobre Schiavoni, afirmando que “ha destruido la provincia de Misiones” cuando era ministro de Hacienda de Ramón Puerta, y manifestó que “privatizó el Banco de Misiones y le dio obras a Mauricio Macri”.

Sobre este punto en particular vale la pena recordar que, mientras era gobernador de la provincia mesopotámica, Puerta le pagó a empresas de Macri obras que nunca se hicieron, según el audio que trascendió en enero de este año del actual embajador en España.

 

Dante López Foresi on Twitter