La cadena CNN realizó un informe sobre los subtes argentinos. Más precisamente, sobre el peligro para la salud de viajar en ellos. 

Y no nos referimos específicamente a ir apretados, la falta de aire o los malos funcionamientos (que también existen) sino que hablamos directamente de cáncer. 

A travé del presidente de Subterráneos de Buenos Aires, el gobierno porteño revela y confiesa haber tenido conocimiento sobre las sustancias tóxicas que figuraban en los planos de 2011. 

Recordemos que durante el año pasado retiraron varios vagones de la Línea B por contener material cancerígeno. Más específicamente, asbesto. 

Según reveló El País, el Metro de Madrid reconoció que los modelos de vagones más antiguos de la red de subtes de la capital española contienen amianto. Esos mismos coches son los que el gobierno de la ciudad de Buenos Aires compró en 2011. 

Y preguntémosnos: ¿Quién era Jefe de Gobierno durante esos años?... ¡Adivinaste! Mauricio Macri. 

 

La Línea B del metro de Buenos aires es la más utilizada en la capital argentina pero pocos saben que existe una amenaza silenciosa en sus trenes. Ahora el Subte es el epicentro de varias denuncias tras el descubrimiento de asbesto (amianto), una sustancia cancerígena, en seis trenes comprados por la ciudad al metro de Madrid en 2011, cuando el actual presidente Mauricio Macri era el alcalde en Buenos Aires. Como nos cuenta Emilia Delfino, las  autoridades de la capital argentina reconocen que el problema, que posiblemente afecta a los trabajadores, pudo haberse evitado. ¿Sabía Madrid del asbesto cuando vendió los trenes a Argentina? ¿Corren peligro los pasajeros? ¿Hay responsabilidad de parte de las autoridades en Buenos Aires? ¿Cuánto tiempo llevaría desterrar el asbesto del subterráneo?

Asbesto en el metro de Buenos Aires: habría al menos 11 trabajadores afectados