El edificio de Libertador y Cavia donde vivía Mauricio Macri antes de convertirse en presidente, ya tiene nuevo inquilino. Sin embargo, sorprendió que el habitante de ese inmueble sea el jefe los espías, su amigo íntimo y director de inteligencia nacional, Gustavo Héctor Arribas.

El titular de la ex SIDE, escribano y de 57 años, vivía hasta diciembre en San Pablo, Brasil, con amplias comodidades, y sólo venía a Buenos Aires por su actividad como representante de jugadores de fútbol. Por eso el departamento de más de 300 metros cuadrados de Macri le venía más que bien.

El valor del alquiler del cuarto piso a la calle del edificio de Avenida del Libertador y Cavia no se sabe. Aparentemente, Arribas lo habitaría sin contrato.

Si bien el presidente Mauricio Macri se mudó al chalet presidencial de la residencia de Olivos, su departamento quedó en poder de Arribas, que lo ocupa desde mediados de febrero último.

En rigor, con la presencia del titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, y deesde que Macri fue elegido presidente, el 22 de noviembre del año último, esa zona del barrio porteño de Palermo fue fuertemente vigilada por las fuerzas de seguridad.

Según informó el diario La Nación, el valor del alquiler del cuarto piso a la calle del edificio de Avenida del Libertador y Cavia es uno de los secretos mejor guardados de los espías macristas. No existe un contrato de alquiler pero a la oficina de Arribas llegan facturas con el importe de la locación.

No está previsto, por ahora, que esas facturas se hagan públicas. Sin embargo, no se puede descartar que en algún momento Arribas quede obligado a exhibirlas, ya que como titular de la AFI controla fondos reservados de Inteligencia.