Ya es un secreto a voces: Mauricio Macri desembarcó en el canal de La Nación con dinero fresco para hacer de ese canal un eje de su relanzamiento.

Parece que no le alcanzaba con tener a TN y América de su lado, hostigando al kirchnerismo y suavizando las críticas a su gestión. Ahora necesita directamente un medio propio.

Tal vez las relaciones con los dueños de estos multimedios quedó deteriorada -como parece tras las declaraciones de Daniel Vila al responderle a las críticas aparecidas en su libro- o prefiere intervenir directamente en la comunicación de su mensaje.