En estas últimas horas fue tendencia en redes la imitación del periodista Nicolás Wiñaszki que Verónica Lozano realizó en su programa, interpretando al “anti-cuarentena” compungido por no haber podido visitar aún a su flamante sobrina.

El reclamo del periodista, debo confesar, me sorprendió. Y es que bien saben en su familia vivir de la protección del Estado. No en vano la madre de su flamante sobrina, la artista Sofía Wiñazki, supo recibir del Fondo Nacional de las Artes durante la gestión macrista una suculenta beca para realizar una residencia en el Vermont Studio Center (USA) en donde pudo profundizar “su formación artística en un ambiente artístico y creativo”.

 

Pero claro que no es la única. La otra hermana, la psicóloga y periodista Verónica Wiñazki, recibe todos los meses un sueldo de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta como Asesora del Ministerio de Educación.

Se nota que para Nicolás Wiñazki, hay cuidados del Estado que valen la pena recibir y otros no.