Esteban Bullrich ya puso su tope "entre el 20 y el 25 por ciento", para "negociar" las paritarias docentes que se avecinan en la provincia de Buenos Aires.

El titular de la cartera de Educación bonaerense marcó como "una preocupación permanente" el salario de los docentes y pedirá que "tengan en consideración" una inflación entre esas cifras.

Si bien desde los gremios docentes habían adelantado que pedirán aumentos por encima del 30%, Bullrich aventuró: "Creo que hay buena voluntad de los gremios para dialogar y con diálogo estoy seguro de que vamos a llegar a un buen acuerdo”.

Esta supuesta pauta inflacionaria que marca Bullrich para bajar las paritarias, es producto de los objetivos del ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay.