“Marchamos para denunciar el plan sistemático de impunidad que está desplegando este gobierno, particularmente con la domiciliaria que le otorgaron a (Miguel Osvaldo) Etchecolatz, asesino, violador, ladrón de bebés”, advirtieron los organismos de derechos humanos nacionales y locales en una conferencia de prensa que ofrecieron en el Concejo Deliberante de Mar del Plata para anunciar la marcha que realizarán hoy a partir de las 18 desde la sede del Tribunal Oral Federal local a la rambla céntrica.

 

La Asociación Madres de Plaza de Mayo y la Línea Fundadora, referentes de Abuelas de Plaza de Mayo de Mar del Plata, la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, la Comisión Provincial por la Memoria, Familiares de Desaparecidos Detenidos por Razones Políticas, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y la Liga Argentina por los Derechos del hombre, entre otros, participaron de la conferencia en la que destacaron su “unidad a pesar de las diferencias” para repudiar la domiciliaria de Etchecolatz.

Para la dirigente de la filial marplatense de Abuelas, Carmen Ledda Barreiro, el beneficio al represor es “una trompada en el estómago”. Su hija Silvia parió en el Pozo de Banfield y permanece desaparecida. Ella aún busca a su nieto y señaló que la Justicia “debería ser ciega e independiente pero ahora lleva esposas y está sometida”.

Taty Almeida, de Línea Fundadora, advirtió que “desde que Macri es presidente todos los días se violan derechos humanos” y pidió que todos gritaran “Jorge Julio López presente ahora y siempre”. “Se merece que lo señalemos, que sepan los vecinos que entre ellos hay un genocida suelto”, acotó Rubén López, hijo del albañil platense víctima de Etchecolatz que desapareció el septiembre de 2006 tras testificar en su contra.  

La abogada Guadalupe Godoy, quien representó a sobrevivientes y familiares de víctimas en los juicios en los que Etchecolatz fue condenado, denunció que hay “un plan de impunidad que está acordado entre el gobierno nacional, los jueces y muchos de los fiscales”.

Por su parte, la abogada de las Abuelas marplatense y miembro de la Comisión Provincial por la Memoria y de la agrupación local El faro de la memoria, Yamila Zavala Rodríguez, celebró la presencia de referentes nacionales del movimiento de derechos humanos y la unidad detrás del repudio a las domiciliarias. Destacó, además, la presencia en Mar del Plata de miembros de hijos de genocidas acuñados en el colectivo Historias Desobedientes y con Faltas de Ortografía. 

Emilce Moler y Pablo Díaz, víctimas y sobrevivientes de La Noche de los Lápices, uno de los hechos por los que se juzgó al director de Investigaciones de la Policía Bonaerense durante la última dictadura, también sumaron su presencia. “¿Cómo hacemos aparecer a nuestros desaparecidos? Mínimamente con justicia. Y justicia es que los responsables de sus crímenes mueran en la cárcel”, sostuvo Díaz.

(Fuente Página 12)