Las tanquetas modelo BDX son unas gigantes 4X4 blindadas, que fueron fabricadas en Bélgica, y de las cuales el gobierno argentino compró cinco unidades. 

 

Estos vehículos son anfibios, por lo que se mueven en la tierra y en el agua, y tienen una torreta para el lanzamiento de gases lacrimógenos. Además, por su tamaño, pueden adaptarse a cualquier terreno y moverse con facilidad en zonas urbanas. 

Esta adquisición se da en el marco del gasto millonario que el Gobierno de Macri realiza de cara a la cumbre del G20 a celebrarse en nuestro país, para lo que gastó más de 3 mil millones de pesos. 

 

 

Macri compró 12 aeronaves Texas II por U$S 160,4 millones; cinco aviones de combate SuperEtendard € 12,5 millones. A esto hay que sumar las cuatro lanchas artilladas que le compró a Israel por U$S 49 millones. 

Desde LaIzquierdaDiario marcaron que "con ese monto se podrían construir veinte lanchas en el Astillero Río Santiago. En cambio Macri y la ministra Bullrich deciden hacer negociados con empresarios de Israel y hundir una fábrica donde trabajan más de tres mil personas".

Entre el 16 y el 18 de octubre llegarán los presidentes acompañados de un gran despliuegue de seguridad. El propio jefe del Pentágono durante su visita a nuestro país ya avisó que traerán aviones supersónicos, un buque portaviones con misiles antiaéreos, radares y equipamiento para la ciberdefensa.