En la primera jornada del juicio oral que investiga aquel cinematográfico escape que protagonizaron los hermanos Martín y Christian Lanatta y Víctor Schillaci, los tres condenados a prisión perpetua por el triple crimen de General Rodríguez -tráfico de efedrina- fue Martín Lanatta quien confesó haber mentido ante las cámaras de Periodismo Para Todos, aquella entrevista con Jorge Lanata que le permitió a Clarín derrumbar a Aníbal Fernández cuando quedaban pocos meses para las elecciones de 2015, donde era candidato a gobernador bonaerense.

Martín Lanatta reconoció haber sido utilizado durante aquella campaña en su declaración ante el Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de La Plata, con el fin político de “perjudicar a Aníbal Fernández”.

“Nos usaron para la campaña política, para perjudicar a Aníbal Fernández. Y después vino la venganza, nos querían matar en la cárcel y por eso nos fugamos”, disparó Lanatta, a 10 años del triple crimen de Leopoldo Bina, Sebastián Forza y Damián Ferrón.

Para hacer un poco de memoria, fue el programa 678 donde el ex Jefe de Gabinete salió a desmentir lo que entonces ya se evidenciaba como una burda operación mediática. 

 

“Quien dio la orden de la muerte fue Aníbal. El negocio del tráfico de efedrina se lo queda él con la gente de inteligencia”, sostuvo Lanatta en la entrevista con Periodismo Para Todos.

Este lunes en el juicio, el condenado a perpetua aseguró que “primero nos hicieron esa nota arreglada para el programa de (Jorge) Lanata, donde tenía que meter a Aníbal Fernández en la causa de General Rodríguez”, tal y como reconocían entonces su abogado Roberto Casorla Yalet.

“Hicieron un programa con un tipo que va a morir en la cárcel. Agarraron a un preso, les pidió plata, y dice lo que se te ocurra. De un presidente, de mí o del Papa. Era serio, porque decían que yo era narcotraficante y que había matado a tres pibes”, sostuvo Fernández semanas atrás, en declaraciones al programa Al final del túnel, de Radio Caput, según reprodujo Big Bang News.