El canciller Felipe Solá respaldó al Jefe de Gabinete, luego de la polémica desatada dentro del propio gobierno por sus declaraciones acerca de los presos políticos. En declaraciones a la prensa, Santiago Cafiero dijo: “Hay casos de encarcelamiento que no se justifican jurídicamente" pero “no quiere decir que haya presos políticos”.

“No hay presos políticos”, aseguró Solá siguiendo la misma línea de Cafiero. “Para nosotros no hay presos políticos en Argentina, lo que sí hay son detenciones arbitrarias. Sí entendemos que todas esas cuestiones, en el marco de los procedimientos que ya existen y que ya están con recursos presentados, la Justicia deberá determinarlas”, había dicho el Jefe de Gabinete.

Solá precisó que “hay casos de encarcelamiento que no se justifican desde el punto de vista jurídico y que están ligados a figuras que tienen relieve político”. Y agregó: “Presos políticos es tomar a un opositor y meterlo preso para que no hable o este libre con un objetivo concreto: sacarlo del juego. Me parece que no es así. Lo que hay es gente que podría estar en su casa y no lo está por su relevancia”.

 

 

La ministra de de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, había desestimado las declaraciones de Cafiero y señaló que “en América Latina hubo y sigue habiendo presos políticos".

“A veces hacemos eje en cuestiones semánticas e intentamos poner diferentes posiciones, pero cuando vos tenés a una persona a la que se le hace un proceso judicial con la única finalidad de detenerlo por cuestiones políticas, eso es un preso político", remarcó Gómez Alcorta, en contradicción con lo expresado por el propio presidente Alberto Fernández y por su principal funcionario.

Consultado al respecto, Solá fue contundente: “Mete ruido que la Ministra opine distinto y llame a una controversia que se hace pública”. Sin embargo, después le bajó un tono a la polémica y señaló: “No es malo que haya debate en el gobierno sobre algún tema”.