Sin vueltas. A menos de 24 horas del episodio, el presidente Alberto Fernández manifestó su malestar con la acción del diputado del Frente de Todos, Sergio Ameri. Lejos de protegerlo, el mandatario  señaló que el episodio no se puede pasar por alto y que le provocó "indignación". 

"Pasó algo grave y la política no debe pasarlo por alto", expresó Alberto en diálogo con Radio 10.

"Un diputado es un representante del pueblo. Lo que no puede pasar, es que no pase nada, porque sino en la política todo nos iguala", consideró el Presidente.

Respecto de la causa de espionaje ilegal dijo que le "asombra" que "los servicios de inteligencia se ocupen de mirar a los opositores y a sus propios compañeros", al referirse a las denuncias por el manejo de AFI en la gestión anterior.

"Esta gente dice creer en la democracia y que la república le importa, pero con lo que hacen contradicen todas sus palabras", sostuvo.

Sobre la Justicia dijo que "no hubo un solo juez removido, no se le saca la causa a ningún juez y se respetó el principio de juez natural a rajatabla" y señaló que la reforma judicial impulsada por su Gobierno "lo único que crea son nuevos juzgados".

"Los que se quejan son los que siempre han manipulado a los jueces y sienten que pierden el poder de manipular", aseguró.