En lugar de aportar algo a la Cámara o presentar algún proyecto de ley el inefable Fernando Iglesias volvió a hacer lo único que parece hacer durante el día: tuitear pavadas.

Pero además esta vez rompió un nuevo récord  tardó sólo 23 minutos en contradecirse en dos tuits.

El primero fue a las 11:12 de la mañana donde sugirió en una actitud claramente golpista, que en las próximas elecciones debería elegirse también a un nuevo presidente. 

 

 

Pero tan solo 23 minutos después, el mismo diputado publicó otro tuit acusando de golpistas a los peronistas y demostrando que no puede ponerse de acuerdo ni consigo mismo.

 

 

Y más allá de la ridícula acusación y la amenaza de poner presos a los que piensen distinto, el texto es bastante inexacto ya que el de Macri no fue el único gobierno en terminar un mandato pero si fue el único de la historia argentina en presentarse a la reelección y perder por goleada en primera vuelta.