Después de tantas promesas incumplidas en la campaña de 2015 el presidente parece haberse resignado y ahora llama a votarlo "sin argumentos".

La campaña es genial, ya que tiene pocos argumentos para que alguien decida volver a votarlo. Pero la estrategia de blanquearlo tan brutalmente puede llegar a jugarle en contra. 

Estas fueron algunas reacciones al pedido del mandatario.

 

Diego Wainstein on Twitter
Felipe Solá on Twitter
Matías Colombatti on Twitter
Bruno Bimbi on Twitter
Julia Strada on Twitter
Gregorio Dalbon on Twitter
Ernesto Resnik on Twitter

 

KetuOtero on Twitter