La noticia sonó como un escándalo ya que aseguraba que más de 250.000 beneficiarios de planes sociales habían utilizado la ayuda del Estado para comprar dólares.

Dicho así, claro, generó indignación, pero si se lee el mismo artículo las cifras reales están bien lejos del título principal y fueron sólo 430 lo que accedieron a la divisa extranjera aunque en pequeñas cantidades.

Párrafo aparte merece la ridiculez de Luis Novaresio asegurando que “planeros” tenías barcos y hasta aviones cuando en realidad se trata de la misma categoría que un pequeño ciclomotor y hasta su panelista lo dejó en ridículo.