La investidura presidencial no se respeta en la Argentina. En este país cualquier persona con algo de pantalla se siente capacitado para insultar o menospreciar la imagen del primer mandatario.

Sin embargo, a pesar de la furiosa campaña en contra del Presidente y a pesar de los terribles efectos de la pandemia en la economía, el resultado de las elecciones no fueron tan malos como pretendían desde estos medios y el país ha vuelto a crecer muy por encima de los pronósticos más optimistas.