Las fotos comenzaron a aparecer en las redes sociales, con la denuncia de vecinos quienes mostraron cómo el intendente macrista de El Bolsón, Río Negro, tiró abajo y destrozó un busto de Néstor Kirchner.

"Volvimos al 55", expresa uno de los denunciantes en las redes unto con las imágenes que muestran la intolerancia de los actuales gobernantes. En este caso, se trata del intendente PRO, Bruno Pogliano. 

 

 

Pero en su discurso inaugural, Pogliano había prometido ser la esperanza del "diálogo" en esa zona de la Patagonia, y afirmó: "Las puertas del municipio estarán abiertas y mi equipo de trabajo será guiado con una mirada integradora, de construcción del dialogo, respetando todas y cada una de las necesidades de los vecinos”.

El hombre que tiró abajo con maquinaria municipal el busto del expresidente, también afirmaba que "todos los esfuerzos" de su gestión "no discriminarán sectores". Pero, como vimos en estos últimos dos años, la realidad supera al discurso publicitario.