Es inocultable el trato distante que le dio el papa Francisco a Mauricio Macri. El encuentro de este sábado, que sólo duró 22 minutos, fue la primera reunión tras el cambio de gobierno en diciembre de 2015.

 

"El encuentro estuvo cargado de formalidad y duró 22 minutos. Jorge Bergoglio le anticipó al Presidente que no vendrá al país este año", advierte el sitio oficialista Infobae, al describir el clima que tuvo el trato entre el papa Francisco y Mauricio Macri.

 

En tanto, según el matutino de Bartolome Mitre, "el encuentro fue muy protocolar. Macri sonrió al saludar al Papa, pero el Sumo Pontífice nunca le sonrió al mandatario, según pudo constatar LA NACION durante la parte pública de la audiencia".