“Dios a veces nos regala momentos especiales. A lo largo de todo el año he sufrido la conducta del diputado Fernando Iglesias, y Dios me acaba de regalar un momento único. Tiene que rectificar el sentido de su voto”, dijo el presidente de la Cámara, Sergio Massa entre las risas cómplices de Máximo Kirchner y los aplausos generalizados de todo el recinto.

Iglesias dejó su característica violencia de lado y se tomó con humor el comentario de Massa y hasta contestó a la chicana con una inesperada buena onda: “Me emocionaron tantas verdades que escuché… Tengo que rectificar: mi voto es negativo”.