Ni en el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia algunos sectores de la política argentina se toman en serio lo que significó que un sector haya tomado el poder por las armas para instalar un plan económico a la fuerza y aniquilar (con secuestros, torturas y desapariciones) a los miembros de las expresiones políticas contrarias a ese proyecto. 

"Nunca más a los negocios con los DDHH", dice el cartel que sostiene parte de los diputados de Cambiemos, que difunden orgullosos por las redes. "Nunca más a la interrupción del orden democrático", es el otro cartel que como crítica a lo que fue la Dictadura de 1976 a 1983 es como mínima, liviana. 

 

 

El oportunismo político en el día en que se recuerda a quienes fueron víctimas del genocidio que libraron los militares con complicidad de gran parte de los sectores concentrados de poder, llega hoy de parte de quienes están en el Gobierno nacional. Lamentable y peligroso.