Envalentonada y con su típica retórica agresiva, Florencia Arietto salió a cuestionar a los seguidores de Cristina Kirchner con el viejo prejuicio de que son todos 'pagos'. A la derecha le queda cómoda esa imagen, ya que el amor del pueblo es algo que les resulta esquivo.

Sin embargo, lo curioso es que hace tanto no tanto tiempo, la ahora macrista y principal vocera de frases anti-piqueteros y criminalizadora de toda protesta social, tuvo su pasado donde intentó buscar poder dentro del peronismo.

Fue en ese entonces que pasó por el piso de 678 y, lejos de sus actuales posiciones extremas, hasta contó cómo era la forma en la que la derecha construye argumento. Un archivo de 679 permite repasar su opiniones del pasado.

Así que ya saben, a la perorata de la Florencia del presente, bien se le puede contestar con la del pasado.