El gobierno de la Ciudad reailzó la reapertura del Centro Cultural Recoleta, con una fachada que luce, por lo menos, polémica. Quien se refirió al tema fue Jacques Bedeluno, de los arquitectos que crearon la imagen que -hasta ahora- tenía el lugar. 

"Me parece el mamarracho más grande que vi en mi vida. Esto se hizo hace 40 años y se suponía que era un centro cultural, no un circo. No un centro de diversión payasística. Violar un edificio de esa forma no es ser actual. No pasa por ahí. La principal razón de ser, cuando se hizo, fue permitir que la gente del interior expusiera sus obras. Se ha desvirtuado esa primera idea. Es una afrenta. Lo transformaron en un circo con burbujas de champagne”, dijo ante el diario Clarín.

Antes y Ahora.

 

"Lo transformaron en un circo con burbujas de champagne", agregó Bedel, quien ideó y ejecutó la obra junto a Clorindo Testa y Luis Benedit.

Además, explicó que "nadie" lo consultó sobre la intervención a la fachada y que lo único que hubo fue un encuentro hace cuatro años.