Las causas llevadas adelante por el juez Mariano Borinsky están siendo revisadas y existe la posibilidad de que se las declare nulas después de comprobarse los vínculos íntimos entre el magistrado y el expresidente de la Nación.

Pero el juez hace sólo unos años había hablado de su trabajo y de la importancia que para él tenía jugar el tenis o en su defecto al pádel con Macri. Párrafo aparte merece la calificación de Fantino hacia el juez.

Salieri de Nik on Twitter

 

Si algo queda claro es que los casos de Hornos y Borinsky no eran justamente casos aislados sino un amplio entramado del macrismo para controlar la Justicia a discreción.

Ahora es el Consejo de la Magistratura el que deberá decidir sobre el accionar de los jueces amigos del poder y sus fallos.