Dos noticias se producen a la vez. Una va por arriba y es la que se deja ver. Pero por debajo se cuela otra novedad, que es en realidad la más interesante.

Este lunes los medios se hicieron eco del anuncio José Luis Espert, candidato a presidente por la redundante lista 'Despertar', de que en la Ciudad de Buenos Aires apoyará la reelección de Horacio Rodrígueza Larreta. La noticia  se armó con fotitos para la prensa y todo.

 

 

 

 

Según explicó el economista, la razón por la que apoya a Larreta es porque no tienen candidato propio en la Ciudad. En efecto, si bien Espert obtuvo en las PASO el 3,56% de los votos porteños, para el tramo de jefe de Gobierno su candidato sólo sacó el 0.5%. Al no superar el piso mínimo de 1,5% establecido por la Ley, el frente Unite no tendrá candidato propio a Jefe de Gonbierno en octubre por lo que tendrán lo que se denomina una boleta 'corta'.

 

 

Por su parte, Rodríguez Larreta retribuyó el apoyo con un agradecimiento en las redes sociales. Pero ese retuit esconde algo más.

Rodríguez Larreta sacó en las PASO el 44,71%. Quedó bastante cerca del 50, número con el cual evitaría el eventual balotaje con Matías Lammens del Frente de Todos.

Sin embargo, lo cierto es que el  0.5% apenas son 995 votos. Sí. Si todos los votantes del candidato de Unite que no superó las PASO obedecen a Espert y cortan la boleta, Larreta apenas sumaría mil votos más. ¿Toda es movida de prensa por un puñado de votos?

 

La noticia subyacente: el corte de boleta

Otra forma de leer el apoyo de Espert es ver qué es lo que en realidad comunica Rodríguez Larreta. El jefe de Gobierno se muestra favorable a que haya votantes que lo voten a él pero sin poner a Mauricio Macri en el sobre. Eso no es ni más ni menos que fomentar el corte de boleta.

Lo que Rodríguez Larreta sugiere es que si hay más porteños que están descontentos con Mauricio Macri, bien podrían votarlo como jefe de gobierno y poner en el sobre a otro candidato a presidente.

La suposición no es descabellada, en especial si se tiene en cuenta todo lo que pasó luego de la abrumadora derrota de Macri contra Alberto Fernández, la posterior devaluación del peso y la pésima reacción de los días posteriores. Hay muchos elementos para pensar que el Presidente puede hacer una elección todavía peor en octubre. Y eso implicaría que también caigan los otros candidatos de Cambiemos, salvo que haya corte de boleta.

Para que se entienda con claridad. ¿Se imaginan si Axel Kicillof hace una foto de las mismas características con el candidato Roberto Lavagna? ¿Cómo sería leído ese gesto respecto de Alberto Fernández?

Del mismo modo que los intendentes cambiemitas del conurbano están buscando la manera de salvar la ropa y retener el pago chico, Larreta podría hacer lo mismo en la Ciudad. Del otro lado de la General Paz directamente se reparten boletas cortadas, en la Ciudad la cosa es más sutil, pero la acción es la misma: despegarse de Macri.