La Iglesia sigue ejerciendo presión sobre los legisladores para impedir que la interrupción del embarazo no se legalice. Así lo contó la diputada nacional por la provincia de Chaco, Aída Ayala, quien, producto de esas "agresiones", dijo que si tras el debate en el Senado el proyecto vuelve a Diputados ahora votará en contra. 

 

En diálogo con la agencia Noticias Argentinas, la legisladora dijo que  el "sector de las dos vidas ligado al catolicismo" le propinó "maldiciones" para ella y su familia a través de las redes sociales.

 

En diálogo con el NA dijo que, si bien no fue directamente la Iglesia, se trata de “fieles católicos que rodean a los curas", los cuales le manifestaron “maldiciones” a su familia.

 

Para Ayala "la sociedad chaqueña no está madura" para el debate sobre el aborto y que “no se puede imponer una ley cuando la mayoría de la comunidad está en desacuerdo”.

 

“No está en la agenda de los chaqueños. Dentro de un año o después se puede seguir hablando. Estoy hablando por la realidad que me toca vivir en este momento”, señaló la diputada. No obstante, manifestó que está “estudiando” que si la iniciativa vuelve a la Cámara baja podría abstenerse.

 

VIDEO RELACIONADO: 

 

La Burrada de Aida Ayala en la mesa de Mirtha