Este Día del Periodista es especial: el sector de los comunicadores se encuentra vapuleado, aplastado por las políticas de un gobierno basado en la publicidad política y la persecución a los opositores. 

Los números hablan por sí solos: solo en la Ciudad de Buenos Aires, desde el inicio de la presidencia de Macri se perdieron casi 5.000 puestos de trabajo. Una verdadera tragedia para el periodismo, que se vio sobrepasado. 

Desde el sindicato de prensa, SiPreBa, expresaron contundentemente al diario Contexto: "Estamos en el peor momento desde la vuelta de la democracia". 

Varios medios sufrieron despidos masivos, es el caso de la estatal Télam, bajo la espada de Hernán Lombardi, como también Radio Nacional y la Televisión Pública. Y esto no solo ocurrió en los medios públicos. 

Los privados también sufrieron los embates del macrismo, sobre todo, aquellos que no son afines al Gobierno: falta de pauta publicitaria, ataques mediáticos, operetas e, incluso, cortes de la señal (como ha sucedido con C5N en momentos clave de la política nacional). 

 

El caso de Diario Registrado

Nuestro medio también ha sido víctima de la avanzada de Cambiemos contra las voces opositoras, intentando acallar a cualquier que se digne a pensar diferente o a denunciar las acciones del Gobierno. 

A Diario Registrado se le generó una especie de 'bloqueo económico' (cual cubano a merced de EEUU), donde a pesar de ser un medio de referencia a nivel nacional, se  le negó cualquier posibilidad de pauta tanto nacional como provincial poniendo al medio de comunicación al borde de la desaparición. 

La fuerza de voluntad incansable de los que hacen DR hace que todavía permanezca. Incluso, se han activado suscripciones (una suerte de donaciones) para que los propios lectores ayuden al medio a no desaparecer. 

No discriminan en despidos

No solo aquellos opositores sufrieron los embates del macrismo. Todos fuimos testigos del gran conflicto en Clarín, en Olé, con servicios de inteligencia vigilando a los delegados y demás persecuciones insólitas para un sistema democrático. 

Asimismo, Macri se animó a afirmar durante el año pasado que "nunca antes hubo tanta libertad de prensa". Las declaraciones cayeron como un baldazo de agua fría. También dijo que "ya no hay medios adictos", aunque solo basta con ver todos los canales del Grupo Clarín como tergiversan y seleccionan la información a cada paso. 

¿Qué diría Mariano Moreno?, quien en su primera edición en los albores de la Revolución expresaría: "¿Por qué se han de ocultar a las Provincias sus medidas relativas a solidar su unión, bajo nuevo sistema? ¿Por qué se les ha de tener ignorantes de las noticias prósperas o adversas que manifiesten el sucesivo estado de la Península?".

“El pueblo tiene derecho a saber la conducta de sus representantes, y el honor de éstos se interesa en que todos conozcan la execración con que miran aquellas reservas y misterios inventados por el poder para cubrir sus delitos".