El expresidente, Fernando De la Rúa, protagonista de una de las épocas más nefastas para el país, murió a los 81 años. 

Si bien la mayoría lo recuerda por haber sido artífice de un plan económico insostenible, con una crisis que dejó a la mitad del país desempleado y bajo la línea de pobreza (y con 39 muertos), otros -como Clarín- tienen otra visión de los sucedido. 

Todos recordarán cuando Clarín había titulado que "la crisis" había provocado otras dos nuevas muertes. Ahora, a 18 años, se repite la historia.

El diario pilar del Grupo de Magnetto publicó un título muy criticado y, claramente, criticable: "Murió De la Rúa, el presidente devorado por la crisis de 2001". 

 

 

En el periodismo, y en cualquier ámbito de la comunicación, las palabras toman gran importancia: la gente crea su imagen a través de ellas. 

Por lo tanto... ¿devorado? Veamos qué dice el diccionario de la Real Academia Española sobre la terminación de "devorado": 'Comer su presa', 'consumir', 'destruir'. 

Pareciera que De la Rúa fuera un pobre presidente que se encontró con algún monstruo mitológico llamado 'crisis' que lo detruyó. Por eso, llueven críticas sobre el diario, más allá que su tergiversación de la realidad no sea materia de sorpresa.