Al presidente no le quedó otra que sacarse la foto con Marina Simian, la científica que asistió al programa de Santiago Del Moro para exponer la dramática situación en que se encuentra la ciencia desde 2015 a esta parte. 

A pesar de las constantes manifestaciones, una aparición en tv que destruye aún más su imagen pública fue la que despertó de repente las alarmas en el gobierno. 

Pero, realmente, ¿le importa la ciencia a Cambiemos? Podemos responder esa pregunta revisando los números...

 

Marina Simian on Twitter

 

 

En 2015 la inversión en ciencia y tecnología era de unos 21 mil millones de pesos. Esa cifra se fue reduciendo año a año: en 2016 fue de 17 mil millones, en 2018 de 13 mil millones; y llegamos a 2019 con una expectativa de más reducción. 

Esto sin contar la inflación acumulada de 23% anual, y la de al menos 40% que se espera para diciembre. Por lo tanto, el Conicet atraviesa uno de sus momentos más críticos, ya que pasaron de invertir casi 6.400 millones de pesos en 2015 a 5 mil millones para este año. 

Teniendo en cuenta a los países de la región, Argentina se convirtió en uno de los países que menos invierten en este sentido: 0,5% del PBI, contra Brasil que destina más del 11,5%, y el resto de países desarrollados que al menos oscilan entre un 1,5% y 4%. 

El científico e investigador principal del Conicet Galo Soler Illia describe el panorama bien claro: "El aporte de los privados en la Argentina es entorno al 20%. En cambio, en los países industrializados, el 75% de la ciencia es financiado por los privados".