'Opereta', sería la palabra un poco más peronista, que ahora en sentido millenial se convirtió en 'fake news'. La gran diferencia está en el trabajo que estas conllevan. 

La opereta, en primer lugar, lleva un tiempo de preparación, la planificación de notas, la tergiversación de contenidos. La fake news puede ser tan solo un afiche, que con la ayuda de centros de trolls y estrategias de posicionamiento, se viraliza y queda en el subconsciente. 

Este miércoles, Nisman vuelve a ser tapa de Clarín, en una especie de intento desesperado de bajar la imagen de Cristina a toda costa, viendo la catastrófica imagen de Macri y el Gobierno. 

Claro, ya se habla de 'fake news' en Argentina de cara a las Elecciones 2019, y no es un tema menor. Sino que hay que prestarle especial atención... ¿por qué? Porque en otros países han funcionado a tal punto, de que ayudaron a candidatos a lograr su objetivo. 

El caso más resonante, más claro, y también, más polémico; fue el del ultra fascista, Jair Bolsonaro, en Brasil: una campaña básicamente fundada en 'fake news'. 

De hecho, durante el año pasado el Tribunal Electoral brasileño abrió una investigación sobre el envío de noticias falsas por parte del candidato, a través de una red social que contó con el financiamiento de empresarios vinculados a él. 

La denuncia incluía pagos por parte del entorno de Bolsonaro a las personas encargadas de hacer girar estas noticias falsas a través de Whatsapp: ésta fue la red o el servicio de mensajería predilecto para la ramificación de estas noticias falsas de cara al balotaje. 

La presentación judicial incluía un artículo en el diario Folha de San Pablo, donde se revelaba que empresarios habían pagado millones de dólares para al distribución de "cientos de millones" de mensajes con noticias fraudulentas sobre Haddad. 

Mirá algunas de las fake news que se viralizaron específicamente por Whatsapp:

 

El diario El País analizó durante semanas tres grupos de Whatsapp pro-Bolsonaro. En total más de 1.000 mensajes al día, sobre todo fake news, y mensajes contra los "medios tendenciosos". 

Pero Bolsonaro no fue el único. Donald Trump -quien contó con el mismo asesor que Bolsonaro al estilo Durán Barba en Macri- también llenó la campaña electoral de noticias falsas. 

En Argentina se puede percibir como la que llamamos 'Campaña del Miedo': los trolls y usuarios falsos contratados por Cambiemos hicieron una campaña muy grande intentando infundir tranquilidad en la población con respecto a las advertencias, que luego terminaron por hacerse realidad. 

Incluso, este mismo miércoles, periodistas de Clarín intentaron poner la salud de Alberto Fernández en un lugar delicado; información que fue desmentida instantáneamente. Pero todo el tiempo, cada usuario de Internet o redes sociales está propenso a recibir una fake news. Estará en cada persona creer o reventar.

MIRÁ TAMBIÉN

Elecciones en Brasil: Haddad acusó a Bolsonaro de realizar una campaña ilegal en redes sociales
Fake news: WhatsApp bloqueó miles de cuentas en Brasil