Este domingo el periodista Jorge Fernández Díaz publicó un artículo titulado ''Dilemas de un cuarto gobierno kirchnerista''.

En el texto, el editorialista del matutino La Nación asegura que "la decisión popular castigó a una gobernadora amenazada que vive en una base militar y entronizó a un manager del neocamporismo".

Salieri de Nik on Twitter

 

El párrafo completo: "Alberto logró romper el techo, y atraer a millones de indecisos e independientes, que acaso en un acto de hipnosis creían estar votando por la moderación y no por una nueva radicalización cristinista. Lo cierto es que esa decisión popular castigó a una gobernadora amenazada que vive en una base militar y entronizó a un manager del neocamporismo; llena el Parlamento y las legislaturas de militantes bolivarianos, y trajo de regreso al Instituto Patria a don Carlos Zannini. La sociedad jugó a la ouija, y algunos espíritus se manifestaron en la alta noche. Zannini reemplazó a Néstor y a Alberto en la mesa chica cuando Cristina enviudó y se quedó sola, pero en lugar de cuestionar o discutir sus ocurrencias, como hacían su marido o su antiguo jefe de Gabinete, el exmaoísta le creaba rieles a su desbocada locomotora: terminó siendo el ideólogo de los extremos y los disparates".