Las publicidades de toallitas higiénicas siempre mostraron a la mujer vulnerable ante ese hecho natural por el que pasamos todas las mujeres: la menstruación. Que no queremos utilizar ropa blanca ni apretada, que somos inestables emocionalmente, pero por sobre todas las cosas, parecía estar prohibído mostrar de qué color era y se la mostraba de color azul.

 

KOTEX Nocturna | #EllaPuede

 

A diferencia de otras publicidades donde sí se muestra la sangre (desde spots sobre productos para lastimaduras hasta sangre bucal), para lo fisiológicamente natural y "exclusivo" de las personas gestantes, era negado, tapado, mostrado de otro color (azul, como la sangre de las princesas). Pero parece que por fín las empresas de publicidad atendieron a esta proclama y entendieron que a las mujeres cada vez menos nos averguenza lo que sucede con nuestro cuerpo. 

Desde EcoFemini(s)ta, se comenzó con la campaña #MenstruAcción, para terminar con "la estigmatización del periodo" por el cual ya llevan presentados más de once proyectos de ley para la provición gratuita de productos de gestión menstrual y extención del IVA en dichos productos, que todavía no son tratados por los legisladores y legisladoras.  

Agostina Mileo, "Barbie Científica" (en Twitter @Bcientífica), es la Coordinadora general de #MenstruAcción y en relación a esta campaña opina que todavía "la menstruación sigue sin monstrarse. Es un líquido rojo, no tiene la textura de la menstruación, no se muestra a una mujer donde se vé como sale esa menstruación". 

Si bien cree que este cambio en las publicidades lo generó el colectivo de mujeres y los movimientos por la equidad menstrual al rededor del mundo "ese líquido azul no tenía nada que ver y el líquido rojo se asemeja pero sigue siendo esquivo respecto a la menstruación, pero hay una cuestión de presión para retratarnos a las mujeres y las personas que menstruamos más acorde a la menstruación". 

"Hay una estigma a la feminidad, todo lo que se aleja del sujeto ideal del hombre hétero blanco es leído como un defecto y así termina siendo en la realidad, como es el caso de la menstruación", dice Mileo y pone el foco en el capitalismo y en el rol de las empresas de toallitas y tampones, que si bien no han creado el tabú, si usufructan con esta imagen: "se sigue mostrando un líquido pero en relación a su capacidad de absorción. 'No se te va a notar, no se te va a caer' porque en todas las publicidades se muestra el rol productivo de la mujer. El mensaje es 'menstruá que no se te nota y seguí produciendo'". 

Para la 'Barbie Científica' es super importante estos cambios que se están generando en la sociedad y como influyen en todos los aspectos pero hay preguntas que hay que generarse dentro del movimiento feminista: "¿lo vemos como un avance que se vea un líquido rojo en vez de azul?" y agrega: ¿nuestro norte político es que las empresas signan generando ganancias con mensajes correctos o modificar el sistema de producción?" 

Porque, más allá de los productos "exclusivos" para las mujeres no hay que perder de vista el rol de las publicidades y sobre todo de estas marcas, que no lo hacen para beneficiar a las mujeres sino para obtener ganancias. 

Por último, se pregunta e interpela una vez más sobre la compatibilidad del feminismo con el capitalismo. "Qué le vamos a exigir a las empresas y grandes corporaciones: ¿queremos un mundo donde la riqueza se distribuya de la misma manera pero con mensajes equitativos sobre el género y no tan disruptivos o queremos realmente otro mundo y otro sistema?".