Creo interesante abordar el tema económico desde el simple sentido común. Más allá de cualquier posicionamiento político. Más allá de las pasiones. Reconozco que resultará básico para quien es conocedor o informado. Pero tomo el riesgo en el afán de mostrar una realidad a quienes por las razones que fueren la ignoran o se niegan a verla en toda su gravedad.

Para nosotros el dólar es un bien escaso. No lo fabricamos. La forma genuina de conseguirlos es a traves de las exportaciones y las inversiones.
Veamos que está sucediendo. Con relación al comercio exterior el balance fue negativo en valores récord durante el año pasado, alcanzando los U$S 8.500 millones, es decir importamos mucho más de lo que exportamos. Este año el fenómeno se repetirá agravado. Se calcula que el déficit superará los U$S 10.000 millones. O sea, vía comercio exterior no solo no conseguimos dólares sino que por el contrario los gastamos.
A su vez las inversiones en la economía real -no especulativa- no llegaron ni hay nada que presagie que llegarán, a lo que debemos sumarle que la remisión de las utilidades de las multinacionales a sus casas matrices aumentaron considerablemente, con lo cual ni siquiera reinvierten sus ganancias. Es decir, tampoco por esta vía obtenemos los dólares que el país necesita.

A esto debemos agregar la "formación de activos externos", en otras palabras los dólares que se fugan de nuestro país. Veamos solo las cifras del 2º semestre del año pasado expresadas en millones de dólares: Julio: 2.474; Ago: 3.165; Set: 2.241; Oct:1.950; Nov:1.926 y Dic: 2.017. Total fugado en el 2º semestre/2017 U$S 13.773 M, es decir un promedio de U$S 2.295,5 M mensuales.
Las perspectivas empeoran para el corriente año. Por lo pronto en Enero la fuga fue de U$S 3.124 M.

En consecuencia: ¿De donde estamos sacando los dólares que se necesitan?: DEL ENDEUDAMIENTO.

En el marco de la actual política económica no se avizoran posibilidades de mejoramiento, por el contrario, como podemos ver todos los indicadores empeoran, incluso para la toma de deuda. El crédito se está encareciendo.

A propósito: ¿Recuerda el índice riesgo país?, llama la atención que no se hable de él. Sucede que creció casi el 16% en lo que va del corriente año, lo que impacta directamente en la tasa de interés que debemos pagar.

Mientras la economía real lo sufre, el gobierno continua encerrado en su propio laberinto. Si baja la tasa de interés le sube el dólar y como consecuencia la inflación. Si mantiene altas las tasa de interés se perjudica la economía real, el dólar se retrasa y facilita las importaciones promovidas por la apertura del mercado interno. A su vez los dólares que entran vía endeudamiento los debe comprar el Banco Central que se ve obligado a retirar los pesos del mercado emitiendo las Lebac, por las que paga altas tasas de interés. Al mismo tiempo que el ahorro que se hace a través de los ajustes no alcanza para pagar los intereses del creciente endeudamiento.

Desde el mero sentido común se advierte que el esquema económico es absolutamente insostenible.

 

                                             *Diputado Nacional, Mandato Cumplido (MC)