En un año de pandemia (y tras otra pandemia que duró cuatro años y terminó en 2019) la derecha y el grupo hegemónico de medios, con complicidad de la oposición, claro; no paran de lanzar consignas desestabilizadoras. Parece ser la única carta de quienes perdieron categóricamente las elecciones, pero no se resignan a dar el brazo a torcer.

Hace algunos días vimos relucir otra ‘fake’ que comenzó a girar en Whatsapp sobre un autogolpe. Hace dos semanas, Carrió afirmaba: “Cristina quiere hacerse un autogolpe para ser Perón”. Y no es casualidad. Muchos otros actores de Juntos por el Cambio, como también  importantes operadores periodísticos salieron con el mismo discurso, en consonancia con los trolls, quienes intentaron imponer estas consignas en las redes sociales.

Hace exactamente un mes, también, ‘Pirincho’ salía con algo parecido: "Avanza 'el golpe' de Cristina Kirchner para 'evitar la cárcel' y perpetuarse en el poder"… de esa manera titulaba un texto ridículo donde hablaba de “golpe blando”, y no sé cuántas pavadas más.

Pero tan burda es la operación de los grupos concentrados de poder y de la oposición, que ahora se subieron al caballo de “Máximo Presidente”. Y así lo fogonean desde todas sus plataformas.

En su editorial del lunes, Carlos Pagni, especialista en recrear escenas dantescas dentro  del gobierno, afirmó: “Están los que dicen: ‘Vamos a involucrarlo más a Massa…’ Cristina tiene un poco esa fantasía, que Massa se haga cargo de la Jefatura de Gabinete. Claro, si Massa se hace cargo de la Jefatura de Gabinete, el Presidente de la Cámara de Diputados, ¿quién sería?, ¿Máximo Kirchner? ¿Y tendríamos a Máximo Kirchner en la línea sucesoria? ¿Y si viene una catástrofe? ¿Máximo Kirchner sería presidente?”.

 

 

Como vemos, lejos de poder afirmar una barbaridad de estas magnitudes, Pagni se limita a hacer preguntas capciosas. Que, sin duda, quedan en el inconsciente colectivo de la gente. Lo que está claro es que, como siempre, no tiene una sola fuente que lo avale.

Ahora bien. En el mismo sentido, porque nada es casualidad, Luis Majul encabezó una editorial podríamos decir antidemocrática -como de costumbre- pero esta vez con la consigna: "¿Sergio Massa al gobierno y Máximo Kirchner al poder (y con más poder)?", aduciendo que esa pregunta se la hacen actualmente dentro del gobierno kirchnerista. Una falacia sin ningún tipo de fuente ni asidero. “La situación del Gobierno es tan compleja que ya se habla de un fuerte golpe de timón, político y económico”, expresa.

 

 

De esta manera, el monopolio mediático –aquí de la mano de La Nación tanto en gráfica como en su canal de tv- intenta instalar otra mentira, que pudo haber quedado en un meme, o en un mensaje de Whatsapp. Pero en cambio decidieron jugarlo con sus principales operadores, tal como podemos ver.

Joaquín Morales Solá no pudo quedar afuera de la terna, y también arremetió con un fuerte título en su editorial del domingo 4 de octubre: “El proyecto es Máximo presidente”. Lisa y llanamente.  Aquí el periodista, con una gran cuota de irresponsabilidad, afirma que “el kirchnerismo ha muerto en el gobierno” y que “lo único que sobrevive es el poderoso y autoritario cristinismo”. Con total liviandad, Solá se anima a afirmar públicamente: “Desde 2015, está obsesionada con el mismo proyecto: hacer de su hijo Máximo el próximo presidente del peronismo cristinista”.

 

 

Y como frutilla del postre tenemos a Leuco, quien habló en su último programa de Cristina como una “presidenta de facto”, en el aire de Todo Noticias.

Esta presión sobre Sergio Massa a quien evidentemente toman como el eslabón débil de la cadena, no es más que otra operación en conjunto con los referentes de la oposición, quienes ahora aprovechan para avivar otra marcha contra el gobierno el próximo 12 de octubre, con total descaro, en plena pandemia. Otra marcha del odio, otra marcha de una minoría que parece no darse cuenta, que perdieron las elecciones.