Romper guitarras arriba de los escenarios era como un sello característico de Kurt Cobain, por lo que suena raro pensar que alguna de ellas todavía sobrevive. Sin embargo, existe una Fender Stratocaster blanca y negra que supo sobrevivir a los momentos más duros y que ahora será rematada en la casa de subastas Cooper Owen a partir del 20 de mayo. Si bien comenzará con un piso de 48.500 dólares, se espera que alcance los 140.000.

 

 

La guitarra en cuestión fue donada por Cobain a Guillaume Enault, quien estuvo presente en el concierto de Nirvana que se llevó a cabo en febrero de 1994 en Rennes, Francia.

“Hice mucha investigación alrededor del instrumento y, según James Jim Vincent, el técnico de guitarras de Kurt desde diciembre de 1993 en adelante, Kurt tuvo cinco de estas Stratos blanco y negras para zurdos, especialmente preparadas por Fender para la zapada final y la destrucción. Eran baratas y tenían miedo que rompiera alguna de las Mustangs más nuevas”, señaló Enault.