"Que no se quede mi pueblo dormido", cantaba Gabriela con el conocido tema de Callejeros, 'Imposible', mientras decenas de personas se agrupaban detrás de él y se movilizaban contra el abuso policial.

El joven que congregó de manera espontánea a tantos vecinos y músicos callejeros había sido agredido un día antes (durante este último fin de semana) en la peatonal de Mar del Plata a manos de efectivos policiales.

Los policías lo echaron de la peatonal por estar tocando la guitarra y hasta le quisieron confiscar el instrumento. Pero él se resistió, y al día siguiente dio una demostración de que cuando la gente se cansa no hay quien la detenga. 

El poder de la música...

 

Mar del plata: Artista callejero, y la prepotencia de Inspectores Municipales y policía (1)