Familiares, amigos y varios famosos del mundo de la música y el cine despidieron a Chris Conrell, el vocalista de Soundgarden, el viernes en una ceremonia fúnebre en el Jardín de las Leyendas, del cementerio Hollywood Forever, en Los Ángeles.

Cornell, de 52 años, se suicidó a principios de este mes después de luchar contra el alcohol y las drogas durante gran parte de su carrera, además de sufrir depresión.

Entre los presentes estaban los actores Brad Pitt, Christian Bale y Josh Brolin, y los músicos Pharrell Williams y Courtney Love.

Durante la ceremonia fúnebre Chester Bennington de Linkin Park interpretó "Hallelujah" de Leonard Cohen.

Y Josh Brolin y los integrantes de Soundgarden Kim Thayil, Tom Morello y Matt Cameron, leyeron elegías para el músico.

La viuda de Cornell, Vicky, y sus tres hijos, estaban entre los cientos de personas que se reunieron en la ceremonia en el cementerio.

Después de la ceremonia los dolientes se dirigieron hacia la tumba donde fueron depositadas las cenizas del vocalista, acompañados de su canción más conocida, Black Hole Sun, en el Jardín de las Leyendas, a un aldo de la tumba de Johnny Ramone.

La lápida de Cornell tiene inscritas las palabras: "Voz de nuestra generación y un artista para todos los tiempos".

También se leyó una cita de Cornell: "Somos vecinos en un mundo moderno donde la proximidad es relativa y el umbral hacia nuestros corazones se mueve fuera del tiempo y el espacio".

Los seguidores del cantante y los medios de comunicación pudieron observar la ceremonia desde el exterior del cementerio y después se les permitió visitar la tumba.

Cornell fue encontrado muerto en un cuarto de hotel el 17 de mayo después de una presentación en Detroit. Posteriormente se confirmó que el músico se ahorcó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: BBC