Don Lunfardo y el Señor Otario (DLSO), una de las bandas de culto y más convocantes de La Plata, pasó el sábado por el Teatro Sur de Pompeya ¡Y lo hizo explotar!

El Suple No Se estuvo allí y se llevó una promesa de los camarines. Hoy llegó el regalo: imágenes desde el escenario de 'Pogo', el tema inédito con el que cierran casi todos sus shows. 

La avenida Sáenz se tapizó de gentes y de micros cerca de la medianoche del sábado. Llegaron de Ensenada, Berisso, de distintos barrios de Buenos Aires, y hasta de Viedma, Río Negro.  

La monada que llegó a mil personas adentro del teatro, se hizo notar con sus banderas y agite. Esperar hasta después de la una y media de la mañana sirvió para leer, entre trago y trago, el microfanzine 'Rescatate!' -un clásico al ingresar a sus recitales-. 

La letra de una canción a estrenar, el poema Perro del poeta y editor de la generación Beat Lawrence Ferlinghetti y una imagen de Rafael Nahuel, el joven mapuche asesinado por la espalda hace semanas en Bariloche, acompañaban el aviso en colores de presentación del verano: 6 de enero en Mar del Plata. 

 


Baile sacado, fiesta espiritual

En el concierto, DLSO sorprendió con nuevas versiones de sus temas clásicos y el adelanto de tres canciones de su próximo cd, de eterna salida inminente. 

 

Las nuevas 'Bocha de cristal', 'Ojos de coto de caza', 'Yazco' y 'Tan gil como el destino' se mezclaron entre las melodías más celebradas de los tres trabajos lunfardos en sus 17 años de historia: el Disco Verde, Fotógrafos del Abismo y Paracaidistas en franco retroceso. 

Hay rock, con la presencia de las guitarras a cada lado del cantante, hay una mediacancha bajo-batería que suena muy fuerte (tanto que a veces el bombo le rompe la voz al Chino), hay percusión cálida o rabiosa

¡Hay un combo explosivo que se rockea y baila arriba y te atraviesa abajo!

Se salta-canta-se hace pogo. Se grita-baila-empuja. Se putea-ríe-goza. Se "va todo al carajo" en el mejor pogo de la noche. "Cuando el mundo gira está haciendo pogo", revienta en las gargantas en el último estruendo de la noche.

Así dice la canción inédita que presentamos acá a manera de regalo exclusivo y que despide a la banda de Buenos Aires.  

Posdata: sorprendió al cronista el canto final del público que se iba desparramando por la avenida, entre claridad y pájaros cantores: "Don Lunfardo, es un sentimiento/ no se explica se lleva bien adentro... y por eso te sigo a dónde sea/ soy lunfardo hasta que me muera".