Calamaro ya había contado, que cuando le llegaron las grabaciones de estos ensayos disfrutó sobre todo, la magia de escuchar lo puro y lo simple, lejos de los elementos actuales tecnológicos, y mucho más cerca del tipo de grabación de los años 50.

"Dicen que si a un texto se le despoja de los adjetivos, las rimas y la decoración sintáctica, aparece entonces la verdadera poesía, aquello inexplicable que solo pronuncian las sensaciones en el interior sensible de los lectores. De ser así, si confiamos en la importancia parabólica de esta teoría literaria, entonces este álbum encarna, ofrece y presenta, lo puro en tanto la interpretación y los motivos para que un disco exista", explicó el músico sobre la particularidad del resultado de estos ensayos.

El álbum estará a la venta el 26 de febrero en España y unos días después en Argentina -también en vinilo- y recupera ensayos de ensayos, entre el propio cantante y el pianista (Germán Wiedemer) que suele acompañarlo con su banda en vivo desde hace unos años, antes de la presentación en España para telonear a Bob Dylan.