Fue Jim Hutton, junto con otros dos colaboradores, quienes estuvieron con Freddie Mercury hasta sus últimos momentos. De hecho, Hutton -quien fuera su pareja durante 7 años- estuvo en el momento en que el cantante dio su último suspiro.

En aquel momento, la prensa británica ya había hecho girar el rumor sobre una posible enfermedad de Freddie. Pero el cantante, por cuestiones personales, lo mantuvo en secreto. Increíblemente, cuando decidió darlo a conocer a través de un comunicado, terminó falleciendo al día siguiente.

El comunicado fue el siguiente: "Siguiendo la enorme conjetura de la prensa de las últimas dos semanas, es mi deseo confirmar que padezco SIDA. Sentí que era correcto mantener esta información en privado hasta el día de la fecha para proteger la privacidad de los que me rodean. Sin embargo, ha llegado la hora de que mis amigos y seguidores conozcan la verdad y espero que todos se unan a mí y a mis médicos para combatir esta terrible enfermedad. Mi privacidad ha sido siempre muy importante para mí y soy famoso porque prácticamente no doy entrevistas. Esta política continuará".

Luego de la muerte del cantante las versiones siguieron. Por eso, su última pareja de los últimos años escribió un importante artículo en el diario británico fechado el 22 de octubre de 1994.