Un adolescente de 18 años proveniente de la India debió someterse a una cirugía en un hospital de la localidad de Nagpur, para extirpar una cola de 18 centímetros de largo que comenzó a desarrollar cuando era un bebé. Se trata del apéndice más largo jamás registrado, según informó The Indian Express.

 

 

 

 

Tanto el joven como sus padres ocultaron su defecto congénito, ya que les preocupaba el estigma social que podría causar y la superstición asociada con el fenómeno, teniendo en cuenta que los bebés que nacen con un rabo similar son considerados como reencarnaciones de Jánuman, el dios mono.

 

 

 

 

La cola debió ser removida lo antes posible por molestias físicas “estéticas y psicológicas”, explicó el doctor Pramod Giri, jefe del departamento de neurocirugía del centro sanitario donde se practicó la intervención.